Virus del papiloma humano

molécula del virus del papiloma humano

La infección por el virus del papiloma (virus del papiloma humano, virus del papiloma) es una enfermedad oncogénica que se manifiesta en forma de formaciones de papilas (verrugas, verrugas) en la piel humana o en el área genital. Hombres y mujeres son casi igualmente susceptibles al virus.

Vale la pena señalar que una infección de este tipo puede indicar la formación de un tumor maligno. Hoy en día, se conocen en medicina más de 100 especies de este virus. Alrededor de 30 de ellos solo afectan los órganos reproductores femeninos.

La Organización Mundial de la Salud estudió el VPH, que es la abreviatura del virus del papiloma humano, y descubrió que más del 60% de las personas en la tierra están infectadas con él. Además, algunos de ellos son meros portadores, mientras que en otros se manifiestan en forma de papilomatosis de la piel y las mucosas, pero en algunos casos el virus del papiloma humano provoca degeneración celular y cáncer.

etiología

Alrededor del 60% de la población mundial son portadores potenciales de la infección por el virus del papiloma humano. En la mayoría de los casos, el virus se transmite de una persona enferma a una persona sana. Además, los factores desencadenantes son los siguientes:

  • el inicio de la actividad sexual a una edad temprana;
  • sexo sin protección, cambio frecuente de parejas sexuales;
  • inflamación crónica en el área genital, enfermedades infecciosas del sistema genitourinario;
  • abortos frecuentes;
  • inmunidad débil;
  • abuso de alcohol;
  • Incumplimiento de las normas de higiene personal.

Como muestra la práctica médica, las mujeres pertenecen al principal grupo de riesgo. La probabilidad de "contraer" tal enfermedad es bastante alta en personas del grupo de edad de 20 a 45 años. Es decir, aquellos que llevan una vida sexual activa.

Síntomas generales

Los síntomas de este tipo de infección dependen de cuál fue exactamente el factor provocador. La enfermedad no presenta un cuadro clínico único. Sin embargo, se pueden distinguir los siguientes síntomas:

  • la formación de verrugas;
  • irritación de la piel en el área genital;
  • malestar durante las relaciones sexuales;
  • Enrojecimiento y picor parcial.

Al mismo tiempo, debe recordarse que los síntomas en forma de irritación de la piel y picazón pueden indicar otra enfermedad. Por lo tanto, la automedicación no vale la pena en ningún caso. Con tales síntomas, es mejor consultar inmediatamente a un dermatólogo.

Las verrugas aparecen más comúnmente en los siguientes lugares:

  • en la piel de las palmas, plantas de los pies;
  • en el área genital;
  • en la cavidad oral.

En casos más severos, este tipo de infección puede desarrollarse en el cuello uterino, la vejiga y la vagina. La única forma de deshacerse de las verrugas es a través de la cirugía. La infección por el virus del papiloma humano puede provocar cáncer de cuello uterino en las mujeres. En los hombres, el factor oncogénico se observa con mucha menos frecuencia.

También vale la pena señalar que en las primeras etapas de desarrollo una enfermedad de este tipo de síntomas prácticamente no aparece. Esto a menudo conduce a un factor de riesgo oncogénico para la infección.

Patogénesis

La infección con el virus solo es posible si una persona sana tiene microtraumatismos en los órganos genitales. En este caso, el virus del papiloma ingresa al cuerpo de una persona sana y comienza a desarrollarse.

El período de incubación de un tipo de virus oncogénico puede durar desde varios meses hasta varios años sin que aparezcan síntomas. En otras palabras, una persona ya infectada puede ser portadora y no ser consciente de ello.

VPH en mujeres

Como se mencionó anteriormente, las mujeres entre las edades de 20 y 45 años son más susceptibles al virus. Pero aquí vale la pena señalar que en el principal grupo de riesgo están aquellos que a menudo cambian de pareja sexual y tienen relaciones sexuales sin protección.

Este tipo de infección en la mujer se divide en los siguientes grupos:

  • alta oncogenicidad;
  • baja oncogenicidad;
  • tipo no oncogénico.

Lo más peligroso para la salud de la mujer es una infección con alta oncogenicidad. Casi siempre conduce al cáncer: un tumor maligno, cáncer de cuello uterino. El riesgo de tal desarrollo de patología es del 90%. La situación se ve agravada por el hecho de que en las primeras etapas de desarrollo la enfermedad no muestra ningún síntoma. Ocasionalmente pueden aparecer pequeñas verrugas en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Con un tipo de infección con alta oncogenicidad, se forman verrugas. Estas son formaciones parecidas a verrugas pero con bordes irregulares. Tales formaciones pueden aparecer en la vagina, el ano y el perineo. A veces, las verrugas pueden tomar la forma de burbujas de líquido que eventualmente estallan y desprenden un olor desagradable.

La infección por VPH de alto nivel también puede causar cáncer vaginal y vulvar. En casos clínicos más raros, es posible el cáncer de la nasofaringe. Cabe señalar que es casi imposible curar por completo una forma alta de oncogenicidad del VPH.

virus del papiloma en los hombres

La infección por el virus del papiloma humano en los hombres puede ocurrir sin síntomas. Vale la pena señalar que en el principal grupo de riesgo, los hombres que a menudo cambian de pareja sexual tienen relaciones sexuales sin protección.

Las formaciones patológicas se localizan en tales lugares:

  • en la cabeza y el eje del pene;
  • en la piel del escroto;
  • en la presa;
  • sobre la mucosa.

Tales formaciones se pueden agrupar. Como regla general, no causan picazón y otras sensaciones desagradables. En muy raras ocasiones, pueden ir acompañadas de picor o ardor solo durante las relaciones sexuales.

Un virus de este tipo en los hombres puede adoptar la forma de alta oncogenicidad. Esto conduce al cáncer de los genitales. Sin embargo, si comienza el tratamiento de manera oportuna, se minimizará el riesgo de enfermedades oncogénicas. Las verrugas causadas por el virus del VPH se eliminan quirúrgicamente o con soluciones químicas especiales. Los medicamentos antivirales se prescriben en el camino. Por lo tanto, en las primeras etapas del desarrollo de este tipo de enfermedad en los hombres, puede eliminarse por completo.

virus del papiloma humano en mujeres y hombres

diagnóstico

El diagnóstico de la infección por VPH consta de varias etapas. Primero, se realiza un examen médico y aclaración de la anamnesis. Si se sospecha la enfermedad en mujeres, el examen inicial debe ser realizado por un ginecólogo. Después de eso, se pueden prescribir las siguientes pruebas:

  • rascado vaginal;
  • biopsia de tejido vaginal;
  • Análisis PCR.

Este último permite no solo hacer un diagnóstico preciso, sino también determinar la causa del desarrollo del proceso patológico, su forma de desarrollo. Si existe el riesgo de desarrollar una enfermedad oncológica, también se prescriben análisis de sangre generales y bioquímicos, así como métodos instrumentales de investigación.

Si se sospecha una infección por VPH, la colposcopia es obligatoria. Este es un examen del cuello uterino para detectar cambios patológicos profundos.

En los hombres, el diagnóstico parece casi el mismo. Después de que un urólogo o cirujano lo examine, lo derivarán para que lo examinen.

Solo después de los resultados del diagnóstico, un médico competente puede prescribir el tratamiento adecuado. Cuanto antes se diagnostique la enfermedad, menor será el riesgo de complicaciones.

tratamiento

Actualmente no existe ningún fármaco en medicina que pueda destruir específicamente el virus del VPH. Por lo tanto, el tratamiento es complejo. No solo se tiene en cuenta la forma de la enfermedad, sino también la causa de su aparición. También vale la pena señalar que una persona que estuvo o está enferma con el virus del VPH debe ser examinada regularmente por el médico tratante. Una cura completa del virus del papiloma solo es posible en la etapa inicial. Siempre existe el riesgo de desarrollar cáncer o desarrollar un tumor maligno. Evitar el virus es más fácil que deshacerse de él.

El tratamiento de la infección por el virus del papiloma se puede dividir condicionalmente en las siguientes etapas:

  • eliminación de verrugas o verrugas;
  • terapia farmacológica para prevenir neoplasias;
  • Terapia para fortalecer el sistema inmunológico.

Debe tenerse en cuenta que dicho programa de tratamiento es aplicable solo si no hay riesgo de desarrollar un tumor maligno o infecciones de transmisión sexual. Si esto último se confirma, el programa de tratamiento incluirá medicamentos para eliminar la enfermedad de base. Los medicamentos antivirales se usan en cualquier caso. En la mayoría de los casos, se recetan medicamentos de amplio espectro. Sin embargo, el uso de tales medicamentos no excluye la recurrencia de la enfermedad.

Es mucho más difícil curar el virus VPH cuando se ha vuelto crónico y tiene un alto factor oncogénico. En este caso, se prescriben pruebas adicionales y se usa quimioterapia.

El tratamiento del virus del papiloma humano solo es posible por un especialista competente. La automedicación es inaceptable aquí, ya que el virus HPV se reconoce como oncogénico. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, es bastante difícil de curar. Incluso la extirpación quirúrgica de verrugas o verrugas genitales no evita que se vuelvan a formar.

Cómo tratar adecuadamente el virus del papiloma, solo un especialista puede decirlo. Usar remedios caseros para curar el VPH no es suficiente. Por lo tanto, si se detectan síntomas de la enfermedad, debe buscar inmediatamente ayuda médica competente.

prevención

Una de las medidas preventivas más efectivas es la vacunación contra el virus. Esto permite prevenir el desarrollo no solo de la infección por VPH, sino también del cáncer de cuello uterino en el cuerpo. Además, se deben observar las siguientes reglas:

  • sexo protegido solamente;
  • fortalecer el sistema inmunológico;
  • examen regular por un ginecólogo o urólogo;
  • Higiene personal.

Debe controlar cuidadosamente su salud, no abusar del alcohol y no fumar. En cuanto a la vida íntima, si es posible, se debe excluir el cambio frecuente de parejas sexuales. Si tiene síntomas, debe buscar atención médica de inmediato y no automedicarse.